Capturado un catalán que amenazaba con leerse un libro de Derecho antes del 1-O

El peligrosísimo perturbado ha sido ingresado en el Instituto Psiquiátrico Pedro Mata de Reus, donde será tratado con electroshocks y duchas de agua fría, a ver si así se vuelve nacionalista moderado y deja de tocar los huevos.

Alarma general esta mañana en la barcelonesa Plaza de Catalunya cuando J.M.R., vecino de Tortosa, salió de El Corte Inglés con un libro de Derecho, en concreto el titulado como “Curso de Derecho Internacional Público y Organizaciones Internacionales” de Pastor Ridruejo, y se dispuso a hojearlo en plena vía pública, en la confluencia de las calles Bergara y Balmes. Poco después, la centralita de los servicios de emergencia de la Generalitat se colapsó por la llamada de cientos de ciudadanos asustados, la mayoría de ellos votantes de la CUP, que denunciaban la situación.

PUBLICIDAD

Alertada las fuerzas del orden, al cabo de pocos minutos, cuatro furgones policiales con una treintena de agentes de la Policía autonómica catalana, cn el apoyo de una unidad de francotiradores, rodearon al individuo y le conminaron a cerrar el libro, dejarlo en el suelo y alejarse diez pasos, a lo que el sujeto se negó, asegurando que apenas había comenzado el capítulo VI: “El Estado como sujeto de Derecho Internacional”, y que quería saber qué decían los epígrafes 32 sobre “El reconocimiento de los Estados” y el 34 sobre “La sucesión de Estados”.

PUBLICIDAD

Según los testigos, un negociador de la Policía autonómica le advirtió de “las gravísimas consecuencias que puede tener esa lectura, insensato, piensa en tu familia, hijo de puta”, al tiempo que le ofrecía “un avión con el deposito lleno en el aeropuerto de El Prat, además de un millón de euros en billetes pequeños y sin marcar para que puedas iniciar una nueva vida en algún sitio chulo”.

Sin embargo, J.M.R se negó a desprenderse del libro, aduciendo que “a ver, que a mí me gusta votar informado”.

Fue ese momento cuando diez perros de la Unidad Canina Antidisturbios de los Mossos se arrojaron sobre el perturbado, reduciéndolo, aunque hubo que lamentar la muerte de uno los canes, de nombre “Pasqual”, que ingirió accidentalmente un trozo de la página 251 que hablaba sobre la subsistencia y la continuidad de las obligaciones de un Estado.

En una rueda de prensa urgente, el presidente Puigdemont ha asegurado que “en este caso han fallado los controles de prevención que habíamos previsto” y ha tranquilizado a sus socios de la formación antisistema CUP en el sentido de que “no preveemos que de aquí al 1 de octubre nadie en Cataluña lea nada más, si acaso el Sport y el Mundo Deportivo. Va a haber muchos partidos de fútbol entre Liga, eliminatorias de Copa y Liga de Campeones”.

A este respecto, desde la CUP se ha asegurado que “Ah, coño, es verdad”.

> Otras informaciones: