Prisión sin fianza para el criminal que pone garbanzos duros en los cócteles de frutos secos

Ahí está el garbanzo duro, agazapado, esperando a que lo confundas con un cacahuete o con un trozo de quico.

Agentes de los Grupos de Operaciones Especiales de la Policía Nacional, con el apoyo de la Unidad de Intervención de la Guardia Civil, dos aviones AWACS de la OTAN y cuatro destructores de la Armada, han detenido esta mañana en el curso de una espectacular operación al hijo de la gran puta criminal que desde hace décadas va colocando garbanzos duros en las bolsas de cócteles de frutos secos. Según fuentes policiales, el monstruo en cuestión se había atrincherado con tres rehenes en el interior de una nave industrial de Arganda del Rey (Madrid) de la que se negaba a salir aduciendo que había escuchado a la Policía gritar que tiraran a matar.

PUBLICIDAD

Poco antes de su detención, y en declaraciones exclusivas a este periódico, el hijo de la gran puta individuo aseguraba “no entender el revuelo que se ha montado por 200 o 300 garbancitos de nada en cada bolsa de frutos secos. Hay gente que le gusta encontrarse un garbanzo duro y prieto como una piedra disimulado entre los cacahuetes, camuflado entre los quicos, emboscado entre las pipas y los anacardos, dispuesto a enseñarte que un diente es una posesión valiosísima… ¿Que sabe a garbanzo? Sí, qué asco. ¿Que te puedes dejar un piño? Indudable. ¿Que si lo arrojas desde un octavo piso puede provocar un socavón gigante en la acera? Seguro. Pero la gente consume programas de televisión como Sálvame, Supervivientes y Gran Hermano en cantidades industriales. Hay un mercado para masoquistas, es indudable”.

PUBLICIDAD

Tras la detención, el hijo de la gran puta interfecto fue conducido a la prisión de Puerto de Santa María, donde ya se ha instalado el cadalso en el que se será ejecutado tras sentencia sumarísima y con el aplauso del 99,9 por ciento de la población. En este sentido, en su alocución de los miércoles al término de la audiencia general en el Vaticano, el Papa Francisco ha condenado “los actos de barbarie de este ser, probablemente héretico dulcinista”, y ha asegurado que “hay pecados que no tienen perdón de Dios, y colocar garbanzos duros en las bolsas de frutos secos es uno de ellos, quizá el principal”.

En una nota de última hora, acabamos de conocer que agentes de la Guardia Civil registran las oficinas de la Agrupación Nacional de Protésicos Dentales para encontrar alguna prueba que pueda vincular a esa organización con la ya comentada trama criminal.

> Noticias relacionadas: