La Generalitat compra nuevos modelos de urnas para el referéndum de independencia

Por lo menos, hay que reconocer que la Generalitat tiene tipos imaginativos. Que te cagas de imaginativos.

El Boletín Oficial de la Generalitat de Catalunya ha publicado esta misma mañana la adquisición por parte de la Consejería de Interior de 8.000 urnas, modelo NewMorning, de Loza Blanca, con medidas homologadas de 36x60x40 y un peso de 22,300 kilogramos, destinadas “a la celebración de consultas participativas y/o/eh/ah referéndums ilegales de independencia”.

PUBLICIDAD

Con este anuncio, la Generalitat da por superado el revés que supuso el anuncio de la anulación del concurso ilegal para la adquisición ilegal de urnas electorales para el referéndum ilegal del 1 de octubre, al tiempo que ha confirmado que “nosotros siempre tenemos un Plan B, incluso a veces un C, y en ocasiones un Plan WC”.

PUBLICIDAD

“Estamos muy satisfechos de la calidad de las nuevas urnas, aunque es cierto que son un poco pesadas y es posible que eso dificulte las tareas de logística, pero en los próximos días anunciaremos la contratación de al menos 5.000 transportistas rumanos voluntarios de estos que se ponen a la puerta del Ikea y con eso, creemos que salvamos el asunto”.

A preguntas de los periodistas, un portavoz de la Generalitat se negó a reconocer la tremenda semejanza entre los nuevos modelos de urnas y lo que vienen siendo inodoros de uso doméstico. “No, hombre, no. Es posible que para un ojo no entrenado, un ojo primitivo como el español… pero la verdad es que son urnas de diseño vanguardista. Nosotros, los catalanes, somos muy de diseño vanguardista, porque tenemos otro espíritu, otro compromiso con la sociedad, otra forma de avanzar y trabajar; no como los españoles, que colocan urnas cuadradotas, sin gracia alguna”.

A estas palabras se ha adherido “incondicionalmente” el alcalde de la localidad gerundense de Blames, el socialista José Miguel “Miquel” Lupiáñez i Zapata (Narila, Granada, 1961), que ha asegurado que “en Cataluña vamos al baño de otra manera que en el resto del mundo, con más esfuerzo y responsabilidad… y hasta usamos la escobilla, que no digo yo que en otras partes no se haga, pero es evidente que los catalanes la usamos mejor, con más espíritu de construcción”.

> Noticias relacionadas: