Podemos expulsa a tres diputados que ocultaron que una vez habían trabajado de verdad

Que levante la mano quien no haya trabajado en su vida en serio, lo que sería ganarse el pan con el sudor de la frente durante 40 horas semanales para sacar adelante a una familia. ¡Vamos, Irene, no seas tímida! Echenique, levanta tú también la man… oh, espera.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha anunciado la apertura de un expediente disciplinario de expulsión “en el caso de que queden probados los actos infames de que se les acusa”, contra tres diputados de la formación morada en el Congreso que presuntamente ocultaron en sus currículos que una vez habían trabajado en serio por cuenta ajena sus cuarenta horas semanales durante un periodo de más de un año. “Por lo que parece, una de ellas en un Zara“, ha abundado Echenique, con temblor de barbilla y los ojos inyectados en sangre.

PUBLICIDAD

Echenique ha añadido que la investigación interna apunta a que incluso un diputado habría trabajado alrededor de 135 horas extraordinarias durante un periodo de seis meses “para sacar adelante a la familia, además de apuntalar la marcha de la empresa, que pasaba dificultades”. “Esto es horrible”, ha señalado Echenique, que se ha echado a llorar con hipidos.

PUBLICIDAD

“No podemos consentir que entre nosotros haya oligarco-fascistas que sepan lo que es ganarse el pan con el sudor de sus frentes sin recurrir a subvenciones, peonadas, contrataciones a dedo, becas fraudulentas o informes falsos sobre monedas extranjeras”, ha manifestado, ya con inmoderada rabia, el secretario de Organización.

Echenique ha añadido que “el ejemplo y ejempla de tantos y tantas compañeros y compañeras que han pasado todos y todas estos y estas años y añas de activismo, (activismo: tocarse los huevos de forma comprometida), no puede quedar en entredicho por las actividades laborales de estos trabajadores honrados por cuenta ajena al servicio de la casta fascista de los empresarios”.

El secretario de Organización elogió “el ejemplo de Juan Carlos, de Irene, de Íñigo, bueno, de Íñigo, no; de Rafa, de Ramón, de Rita, de Celia, de Guillermo, de Ada, de Ximo y de tantos otros que han consagrado su vida a no hacer absolutamente nada productivo”. Por encima de todos estos nombres, Echenique tuvo unas palabras emocionadas para el ejemplo de “un hombre, o mujer, quiero decir, que podría ser mujer si es que quisiera serlo, pero como no he recibido comunicación en ese sentido, pues doy por sentado que es un hombre, y me refiero al diputado andaluz por Podemos Diego Cañamero, que no ha dado un palo al agua en su vida, más allá del inevitable sudor que le haya supuesto sustraer comida del Mercadona u ocupar fincas ajenas, que eso cansa muchísimo”.

A la pregunta de uno de los periodistas presentes, que inquirió a Echenique si “en el caso de Pablo Iglesias, ¿ser profesor de una universidad pública no se entiende que es trabajar?”, el secretario de Organización de Podemos replicó que “No me haga reír, hombre, ¡que es profesor de Políticas de la Complu!”.

> Noticias relacionadas: