Puigdemont pacta con el Gobierno y anuncia la pregunta del referéndum de autodeterminación

¡La tercera, la tres, la tres, la terceraaaaaaaaa, coño, la tres, vamoooooooos, que alguien me deje un boli! (Gracias a Pablo José L G por la inspiración)

Contra todo pronóstico, el Gobierno de España y el Govern de Catalunya han alcanzado un acuerdo que permitirá la celebración de una consulta pactada el próximo 1 de octubre. La información que hemos logrado recabar hasta ahora señala que, al filo de la medianoche, Moncloa lanzó una propuesta formal a la Generalitat por la que España autorizaría el referéndum a cambio de que la redacción de la pregunta, así como la de las posibles respuestas, se realizara en Madrid y no pudiera ser vetada.

PUBLICIDAD

En la misma comunicación se señaló al presidente Puigdemont que tenía diez segundos para aceptar o rechazar la oferta, y que si la rechazaba, el Gobierno mandaría una pareja de guardias civiles jóvenes para reinstaurar el orden social en toda la región. Según hemos podido saber, el presidente Puigdemont gritó: “¡No, una pareja de guardias civiles, no!”, antes de detener la cuenta al llegar a cinco y aceptar las condiciones.

PUBLICIDAD

También hemos podido saber que, de inmediato, el presidente Puigdemont llamó por teléfono al líder de los nacionalistas catalanes, Oriol Junqueras (Ciénaga, Duloc, 1969), para darle cuenta de la buena nueva, señalando “que sea como sea la pregunta que dicten desde Madrid, lo que cuenta es que podremos sacar las urnas a la calle, y eso es un triunfo de la democracia, amigo Oriol”.

A renglón seguido, y tras un silencio incómodo de al menos cinco segundos, el señor Junqueras informó al presidente de la Generalitat de que era muy tonto, a lo que el presidente replicó “dime algo que no supiera”, lo que fue respondido por Junqueras con un “pues te digo además que tu pelo es impropio de una persona de cierta edad”, a lo que Puigdemont contraatacó señalando que “lo que no es normal es tu tripa, ¿cuándo das a luz?”, lo que el líder republicano no dejó pasar por alto asegurando a su interlocutor que era “un payaso”, colgando el teléfono a continuación con cierta violencia.

> Noticias relacionadas: