Londres reacciona ante el terrorismo islamista y prohíbe los anuncios de bacon

Alegoría del momento en el que la Civilización Occidental decidió confundir la velocidad con el tocino

El Gobierno de la primer ministro conservadora Theresa May, con el apoyo del Partido Laborista, ha decidido que “ya es la hora de tomar medidas excepcionales” en la lucha contra el terrorismo islamista, y ha anunciado una ley de emergencia que impedirá que se emitan, impriman, radien y/o publiquen anuncios de bacon “o de cualesquiera otro embutido o derivado del mamífero artiodáctilo conocido como cerdo, por el riesgo evidente que supone tamaña provocación para las pacificas mentes de los musulmanes que habitan las islas, que llega un punto en el que ellos entienden que los cristianos comemos cerdo no porque nos guste, que a quién le va a gustar comerse un cerdo, sino para joder a los musulmanes y, claro, de ahí a que un islamista se adose una bomba al cuerpo y se inmole en medio de una multitud de presuntos comedores de bacon hay una línea muy delgada que se traspasa con suma facilidad”.

PUBLICIDAD

La medida ha sido muy bien acogida entre la población en general, que ha aplaudido la contundencia del Gobierno británico. Un portavoz de la Asociación de Británicos Demócratas ha señalado que “es evidente que esta sociedad tiene una obligación moral para con los islamistas que han sufrido el horror de tener que vivir entre nosotros, los británicos de tradición cristiana que hemos levantado esta nación desde hace siglos. No sólo les hemos obligado a tener que tragarse una cantidad gigantesca de parroquias con sus cruces que están por todos lados de la campiña inglesa, no sólo les subvencionamos con millones de libras esterlinas con la cara de la Reina Isabel II, que a la postre es la cabeza de la iglesia anglicana, con lo que tiene de evidente recordatorio de las Cruzadas, sino que además nos pasamos el día comiendo salchichas, bacon y otros derivados”.

PUBLICIDAD

“Por algún lado hay que empezar”, ha señalado Jeremy Corbyn, líder de los laboristas, que ha señalado que “también habíamos propuesto a la Reina irnos todos a vivir a Nerja y dejarles las islas para ellos, pero Su Majestad se ha negado, porque es muy suya, cosas de la edad, que se vuelven chochas”.

En este mismo sentido, un portavoz del Gobierno conservador ha señalado que la prohibición también afectará al actor americano Kevin Bacon, que tendrá prohibida su entrada en el Reino Unido, además de que sus películas serán calificadas como Restringidas para público adulto y a su propio riesgo.

La Federacíón Oficial de Yihadistas Estatales Nativos (UK-FOYEN) ha reaccionado y en una nota enviada a la BBC ha señalado que “prohibir los anuncios de bacon no es suficiente” y ha señalado que esperan otro gesto de buena voluntad, como que se les entregue “la cabeza del Príncipe de Gales en una bandeja de plata y más subvenciones, que los explosivos están carísimos”. La primer ministro británica ya ha anunciado que está abierta al diálogo.

> Noticias relacionadas: