Tras la legalización de las relaciones sexuales con animales en Canadá, el Estado Islámico se rinde

zoofilia-legal-canada-estado-islamico-rendicion-incondicional-Gallina-Ilustrada
‘Rambo’, ‘Bobby’ y “Pierre Trudeau”, tres encantadores perritos canadienses, en el momento de conocer la alegre noticia de la rendición incondicional del Estado Islámico. O quizá un poco antes. Sí, confirmado: un poco antes, cuando supieron lo de la legalización de la zoofilia.

“No podemos más, esto de Occidente no se acaba nunca, primero que si la mujer tiene derechos, luego, que si despenalizan el adulterio, que si el matrimonio gay, y ahora, van en Canadá y deciden que es legal untarte los bajos con mermelada y llamar a tu perro, a un oso hormiguero, urogallo o similar para que te haga una limpieza de uréteres… Sinceramente, es demasiado. Malditos cristianos. No tenemos tantas balas. Ya, si eso, nos rendimos y nos vamos a casa a plantar cosas en la tierra y verlas crecer”.

PUBLICIDAD

Así ha confirmado el desanimadísimo líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, la decisión del grupo fanático musulmán de cesar en su actividad terrorista, deponer las armas y largarse a llorar a sus hogares. “O sea, snif, sob, buaaaaah, si por nosotros fuera, pues seguiríamos matando infieles, pero es que esto es una suma y sigue, un no parar… No tenemos presupuesto para todos los explosivos que tendríamos que comprar… ¿Usted sabe a qué precio está la Goma-2 Eco? Y todo pa’ná. Porque esto es ahora, pero, ¿qué será lo siguiente? ¿La legalización de la necrofilia?”.

PUBLICIDAD

A este respecto, uno de los periodistas presentes en la rueda de prensa ha informado a Al-Baghdadi de que las Juventudes Liberales Suecas han presentado una proposición para que se despenalice el sexo con los muertos si estos prestaron su consentimiento en vida para tal menester. De inmediato, el líder del Estado Islámico ha susurrado algo como “esto no hay heteropatriarcado que lo aguante“, para abandonar la habitación con los ojos arrasados en lágrimas.

En una última hora, el Departamento de Flora y Fauna de los Estados Unidos ha confirmado que alrededor de 35.000 alces canadienses han cruzado la frontera en las últimas horas en una migración no prevista ni autorizada y han pedido asilo político en Minnesota.

> Noticias relacionadas: