Cándido Méndez, medalla al Mérito en el Trabajo. El Cervantes, para Belén Esteban

candido-mendez-medalla-merito-trabajo-Gallina-Ilustrada
Langostino socialista y revolucionario dispuesto a servir a la causa del mantenimiento del ácido úrico de Méndez en niveles de excelencia sindical. ¡A las mariscadas, a las mariscadas, por el triunfo de la Confederación!

El Gobierno en funciones ha concedido la Medalla al Mérito en el Trabajo a Cándido Méndez (Badajoz, 1952), durante 22 años secretario general de la Unión General de Trabajadores (UGT), recientemente jubilado. Según la exposición de motivos publicada en el Boletín Oficial del Estado, la medalla es “por su constancia y esfuerzo demostrados durante más de dos décadas en el difícil pelado de cigalas, langostinos, centollos y cangrejos, todos ellos cocidos al punto de sal”. El BOE también apuntala los méritos en la pérdida “trabajosa y perseverante hasta la extenuación” de 150.000 afiliados a la central sindical, así como a la labor “ímproba, titánica, hercúlea” en el desarrollo por parte de la UGT de facturas falsas en las que se hacía pasar los gastos como costes de actividades de formación y empleo y que a posteriori se presentaban ante la Junta de Andalucía para cobrar opíparas subvenciones.

PUBLICIDAD

Pero los méritos del ex líder sindical socialista no se detienen ahí. El Gobierno destaca también la “constante aportación del ex secretario general de la UGT a mejorar los lazos que unen España con América”, concretados en aquel proyecto financiado con dinero público de las aulas de formación que UGT montó en el Caribe, así como a la apuesta decidida del señor Méndez por la mejora del sector de la hostelería de lujo y la industria relojera.

PUBLICIDAD

En otro orden de cosas, y tras aprobar la medalla para Méndez, el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Cultura, decidió conceder el Premio Cervantes de Literatura a la eximia escritora María Belén Esteban Ménendez (Madrid, 1973) por el conjunto de su monumental obra publicada en español, que “además de embellecer nuestra lengua con su uso impecable de recursos lingüísticos, ofrece un notabilísimo distanciamiento irónico de la realidad que exalta el compromiso ético de la autora”.

La reacción de la galardonada no se ha hecho esperar, y en un comunicado remitido a los medios a cambio de unos 30 euros, Belén Esteban ha asegurado cerrando los ojos que “esto es la polla, o sea, la hostia, ¿me entiendes? Pues eso”.

> Noticias relacionadas: