El expresidente de CCM, condenado a copiar cien veces “No volveré a quebrar una Caja”

hernandez_molto_ildefonso_ortega_ccm_sentencia_copiar_cien_veces_no_quebrare_caja_Gallina_Ilustrada
El ex presidente de la Caja de Castilla-la Mancha, junto al ex director general de la misma y una policía que nada más oír la sentencia de la Audiencia Nacional pidió la baja porque “castigarles a copiar cien frases cada uno, es algo desproporcionado, casi medieval, en relación al delito cometido y al daño causado; todo lo cual me lleva a cuestionar la Justicia y este uniforme, además de que me acaba de tocar la lotería y va a trabajar su padre”.

La Audiencia Nacional acaba de hacer pública una sentencia que medios judiciales han calificado de “durísima” por la que condena al ex diputado socialista y ex presidente de Caja Castilla-La Mancha (C-LM) Juan Pedro Hernández Moltó y al ex director general de la misma, Ildefonso Ortega, a copiar cien veces “No volveré a quebrar una Caja”, después de que el tribunal les haya encontrado culpables de un delito societario de falsedad contable.

PUBLICIDAD

En la sentencia, el juez ha reconocido que la alarma social originada tras conocerse el informe del Banco de España que cuantificaba en 253,8 millones los perjuicios económicos causados por los dos directivos a la Caja, que tuvo que ser rescatada con 9.000 millones de euros para luego ser vendida al Liberbank, “es lo que motiva la terrible pena impuesta en su grado máximo, además de una multa de 29.970 euros”, desoyendo las peticiones de súplica de las defensas que trataron de negociar con la Fiscalía la imposición de un tas-tas en el culete o tres fines de semana (alternos) sin salir o seis saliendo poco (a las nueve en casa).

PUBLICIDAD

El momento más dramático ha llegado cuando los acusados han escuchado la sentencia, momento en el que la secretaria judicial se ha desmayado dando un grito histérico y varias personas del público, previsiblemente familiares de los acusados, se han echado a llorar desconsoladas. Inmediatamente, el magistrado ha ordenado a la Policía que desalojara la sala mientras se dirigía a los reos con las palabras: “Con letra clarita, en folio sellado, por las dos caras… y que Dios se apiade de sus almas”.

Los abogados de Hernández Moltó ya han confirmado que recurrirán la sentencia, sin descartar llegar al Tribunal de Derechos Humanos de La Haya, por “una condena que retrotrae a la Justicia española a los momentos más oscuros y terribles de la Inquisición”.

> Otras noticias en clave económica: