Tras los últimos tiroteos, Obama estudia adoptar el exitoso modelo mexicano de control de armas

mexico_control_de_armas_Gallina_Ilustrada
Imagen de la última exposición floral celebrada en México con sus ganadores en cada categoría. Algunos llevan pasamontañas porque en el norte, en contra de lo que algunos piensan, hace rasca en diciembre. Los machos muy machos van en manga corta.

Tras los últimos tiroteos ocurridos en los Estados Unidos, y ante la percepción europea de que la culpa de todo la tienen el derecho a portar armas en la mayoría de los Estados y las películas de Clint Eastwood, un portavoz de la Casa Blanca ha confirmado que el presidente Barack H. Obama está considerando cambiar el derecho constitucional a tener armas por el mucho más exitoso modelo mexicano de prohibición absoluta de portar armas.

PUBLICIDAD

A este respecto, un portavoz de la Casa Blanca ha asegurado que “Desde que reformaron su Constitución en 1971, México es un buen ejemplo de lo que una estricta regulación sobre el control de armas puede hacer a un país. Los mexicanos no pueden salir a la calle, presentar su cédula de identidad, comprar una mini uzi blowback-operated submachine-gun y llevarla como si tal cosa. La gente en Jalisco se agrede con flores, las peleas en Monterrey se solucionan con duelos de versos o con refriegas de mariachis a ver quién canta mejor ‘Allá en el rancho grande’. En el último año por ejemplo, en el norte de México, en el que nadie lleva armas porque –repito- es ilegal, sólo hubo un herido en una trifulca, pero fue porque el pobre hombre era alérgico a la gardenia que le arrojaron, aunque nos consta que fue sin mala intención”.

PUBLICIDAD

A preguntas de los periodistas, que quisieron saber de dónde se había sacado esos datos y qué medicación estaba tomando y por qué había dejado de tomarla, el portavoz demócrata se quedó un rato sonriendo, como diez minutos o así, sin decir palabra, hasta finalmente confesar entre balbuceos que lo había oído en una tertulia nocturna de una cadena española llamada La Sexta, tras lo cual, el portavoz volvió a sonreír y a mirar al infinito durante media hora más, lo que tardaron los paramédicos en llegar.

En otro orden de cosas, tras el reciente ataque por parte de al menos de tres musulmanes a un centro de discapacitados de San Bernardino, en California, un portavoz del Estado Islámico ha asegurado que “ra, ra, ra”. Y ahí lo ha dejado porque se acercaba un misil.

> Noticias relacionadas: