Tras decidir que sí que irá a la boda gay de Javier Maroto, Rajoy duda ahora qué ponerse

mariano_rajoy_Javier_Maroto_boda_gay_Gallina_Ilustrada
El presidente del Gobierno, con el novio

Tras varios meses de dudas acerca de la conveniencia de aceptar la invitación de boda de Javier Maroto, ex alcalde de Vitoria y vicesecretario general de Sectorial del Partido Popular, el presidente del Gobierno ha asegurado a su círculo de confianza que “después de haberme decidido a ir, mire usted, ahora no sé qué ponerme”.

PUBLICIDAD

Por lo que parece, el presidente Rajoy tendría serias dudas entre un traje de tono oscuro de corte clásico-pero-moderno entallado apenas dos centímetros en la pernera y un algo mucho más atrevido, como un conjunto de pantalón y chaqueta de organdí y tafetán con una corbata amarilla con topitos y un entredós a la altura de la rabadilla que le disimula un tanto el michelín y que le realza los glúteos cosa mala.

PUBLICIDAD

Durante los últimos días, desde que decidió que iría al enlace entre Javier Maroto y su prometido, Josema Rodríguez, la actividad en el Palacio de La Moncloa ha sido frenética para el presidente: desde elegir un regalo de la lista de bodas, hasta conversar uno a uno con el resto de los ministros que han sido invitados (salvo Jorge Fernández) para cerciorarse de que no van a ir vestidos iguales por aquello de qué dirán.

Una fuente próxima a la Oficina de Presidencia ha descartado el rumor que corría veloz por Madrid en el sentido de que Mariano Rajoy tenia la intención de ir desde el aeropuerto de Foronda hasta el Ayuntamiento de Vitoria en carroza para hacerle un guiño de complicidad a los novios y al resto de los votantes gays de España. “Completamente descartado”, ha asegurado una fuente monclovita, que luego ha carraspeado para añadir “completamente, ¿eh?“, para luego suspirar con un suspiro largo y cargado de emociones y susurrar: “descartadísimo“.