Aguirre, dispuesta a otro tamayazo antes que perder el Club de Campo

La intención de Ahora Madrid, el partido instrumental de la ex jueza comunista Manuela Carmena, de convertir el campo de golf del Club de Campo Villa de Madrid (de titularidad pública, pero que se rige como una entidad privada) en la Granja Escuela Pública ‘Dolores Ibarruri’ (en homenaje a la célebre demócrata estalinista que cagaba unicornios montados en arcos iris de vívidos colores, según se tiene memoria), usando “al menos 50 hectáreas para la plantación de cebollinos, apios, puerros y otras plantas comestibles de extracción humilde y para la tenencia de un rebaño autosostenible de cabras de al menos 500 cabezas”, ha sido lo que ha decidido a Esperanza Aguirre a tomar la iniciativa para impedir la llegada al poder de esa coalición de perroflautas bolivarianos comunistas populistas ciudadana de izquierdas.

PUBLICIDAD

esperanza_aguirre_golf_tamayazo_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Así, y según ha podido saber este periódico, la señora Aguirre salió de debajo de la cama, se duchó para quitarse la ceniza que cubría su cuerpo, tomó su agendita de teléfonos, marcó el número de Eduardo Tamayo, pidió perdón porque se había equivocado, “son los nervios, Edu, chato, que no eras tú al que querías llamar, ¿qué tal la familia?, ¿sigues viendo a María Teresa? Sí, ja, ja, ja, qué tiempos aquellos… Da recuerdos”, y llamar al líder socialista Antonio Miguel Carmona para ofrecerle sus votos.

No, el campo de golf, no”, gritó nerviosa la presidenta del PP de Madrid mientras balanceaba en el aire un hierro 5 aguardando a que Carmona contestara la llamada. “¡Vamos, vamos, Antonio Miguel, deja ya de llorar y coge el teléfono…!”.