Tomás Roncero será el nuevo entrenador del Real Madrid

A día de hoy, y a falta de unos flecos por cerrar, se puede dar por hecho que el periodista Tomás Roncero (Villarrubia de los Ojos, Ciudad Real, 1965) es el elegido por Florentino Pérez para convertirse en el nuevo entrenador del Real Madrid en sustitución de Carlo Ancelotti, que este mismo domingo será arrojado desde lo alto del Bernabéu como castigo por no haber ganado nada en todo 2015.

PUBLICIDAD

roncero_real_madrid_Gallina_Ilustrada

PUBLICIDAD

Fuentes próximas a la presidencia del Real Madrid aseguran que Florentino Pérez está encantado con el fichaje del ciudadrealeño ya que “ha demostrado sobradamente que él jamás se equivoca. Jornada tras jornada analiza el juego del Real Madrid y siempre da en el clavo, que si este está muy mal, que si tenía que haber sacado a este otro, que si habría que dar jarabe de palo a la BBC, que si la actitud de este ha sido vergonzosa, que si al Barcelona hay que jugarle así o asá, que si él habría sacado otra alineación contra la Juventus, que si a CR7 o que hay que hacer es darle cariño, que si Casillas tenía que haberse tirado antes en el segundo gol, que si hay que echarle un par de bemoles, que si ya corre la saeta…”.

Sus conclusiones son irrefutables”, asegura un técnico de la cantera madridista. “Roncero es un tipo que llega, te dice que en la derrota contra la Juve en Turín tenía que haber jugado Jesé y a ver quién se lo rebate, porque, oye, como perdimos, pues seguro que tiene razón y Ancelotti no, claro. Para mí, desde luego, es lo que necesitamos”.

Las mismas informaciones señalan que la llegada de Roncero al banquillo blanco vendría acompañada de la vuelta de un histórico del madridismo como es El espíritu de Juanito (R), que se convertirá en el nuevo preparador físico de la plantilla en sustitución de Giovanni Mauri, que no ve la hora.

A este respecto, algunos testigos aseguran haber visto la pasada madrugada al todavía entrenador del Nápoles, Rafa Benítez, dando vueltas por el Santiago Bernabéu, dando gemidos y arañando con su pata la puerta 54.