Mata a su marido al conocer que había invertido los ahorros en “El Español” de Pedro J.

Fuentes policiales han asegurado a este periódico que el occiso, que atiende a las siglas J.M.R. llegó a su casa hacia las 19:35 horas, en un aparente estado de felicidad. Siempre según el relato policial, el hombre le contó a su mujer que acababa de invertir los ahorros –en principio destinados para sufragar los gastos de las carreras universitarias de los cuatro hijos de la pareja- en un medio de comunicación, en concreto en un proyecto de periódico online conocido como “El Español” del conocido periodista Pedro J. Ramírez.

PUBLICIDAD

Una vecina del 4-C, tres pisos por debajo del lugar de los hechos, escuchó en ese momento a la mujer del occiso gritar: “¿Pero tú eres tonto?”. Siempre según la vecina, que se apresuro a abrir la ventana del patio para poder oírlo todo bien, él se defendió asegurando que “es un proyecto muy serio y que seguro que va a tener una alta rentabilidad”. A lo que ella respondió que “¿Pero tú eres imbécil?”. A lo que él replicó que un amigo le había dicho que “el otro día, en la presentación del proyecto, habían dicho que este periódico en internet va a valer muchísimo en el futuro, como 120 millones de euros o por ahí”. A lo que ella preguntó: “¿Pero tú eres gilipollas?”.

PUBLICIDAD

“Pero, Angelita, si es un proyecto sólido de la mano de un gran director conocido por su sobria gestión y su contención en el gasto…”

A lo que él contestó sacando un papel doblado en cuatro con membrete del Bufete Cremades&Calvo Sotelo que “lo que he comprado son participaciones sociales que me dan derecho, óyeme bien, Angelita, que nos dan derecho a futuras acciones de la futura sociedad anónima de El Español”. A lo que ella indagó que “¿Pero tú eres subnormal profundo?”. A lo que él, sin amilanarse, contestó que “Sin faltar, Angelita, sin faltar, que esto es una oportunidad, que esto es un proyecto sólido de la mano de un gran director conocido por su sobria gestión y su contención en el gasto como Pedro J., que si lo echaron de El Mundo no fue por las deudas millonarias de la sociedad, sino por su oposición al Gobierno que…”. A lo que ella, en ese preciso momento, musitó “pero qué cosas dices, José Manuel” y le descerrajó tres tiros, provocando su  muerte al instante.

La mujer se entregó a continuación, motu proprio, en la comisaría de Ciudad Lineal, donde después de prestar declaración fue conducida en un furgón hasta Plaza de Castilla, donde pasó a disposición judicial, no sin antes recibir un sentido homenaje de los funcionarios policiales que le hicieron pasillo de honor al sacarla de la comisaría.